Angel PeralboPsicólogo

Angel Peralbo
Director área de adolescentes del Centro de Psicología Álava Reyes

Dr. Enrique Rojas Catedrático en Psiquiatría

Enrique Rojas
Catedrático en Psiquiatría - Dir. del Instituto Español de Investigaciones Psiquiátricas, de Madrid.

La felicidad es la vocación natural del ser humano. Y aunque sea natural, muy a menudo los seres humanos nos metemos por unos caminos que son justamente lo contrario: La tristeza, el desaliento, la ansiedad, la decepción…
La labor que hace la Fundación, es extraordinaria. Familias voluntarias que ayudan a muchos niños y jóvenes a encontrarse a sí mismos, a tener un crecimiento personal.
Hay más alegría en dar que en recibir. Dice don Quijote: “La felicidad no está en la posada, sino en medio del camino.” La felicidad consiste en hacer algo que merezca la pena con la propia vida, algo grande, cada uno según sus posibilidades y puntos de partida. La Felicidad consiste en estar contento con uno mismo al comprobar que el proyecto personal de vida, va relativamente bien, al repasar los cuatro grandes temas de la vida: Amor, trabajo, cultura y amistad. Esta tetralogía refleja, lo mejor de una persona y que ha ido haciendo con su vida de acuerdo con lo que programó.
La familia acogedora recibe un ser humano y le ayuda a crecer como persona. La persona acogida entra en un mundo nuevo en donde descubre la importancia de los valores humanos. Esto es lo que hace la Fundacion de la Felicidad.
No hay felicidad sin amor. Y no hay amor sin cultura. La felicidad reside en encontrarse bien con uno mismo, al comprobar que uno ha hecho el mayor bien posible y el menor mal consciente.
Hay dos interpretaciones de la Felicidad, puntual y otro estructural. El primero se refiere a esas frases que utilizamos en el lenguaje coloquial: Felices sueños, Feliz fin de semana, felices vacaciones… La otra se refiere al balance existencial, a una especie de arqueo de caja que hace cada uno consigo mismo, haber y debe, de tal manera que cada segmento de nuestra travesía rinde cuenta de su viaje. Y la cultura: La estética de la inteligencia.

Julia Peinado Algaba Psicóloga

Julia Peinado Algaba
Psicóloga General Sanitaria

Siguiendo el hilo del nombre de la fundación, desde el punto de vista emocional, una de las claves fundamentales para que alguien se sienta bien, y sea capaz de vivir y compartir momentos felices; sería sentirse aceptado y amado de forma incondicional.
Si pensamos por un momento en cómo nos sentimos nosotros mismos cuando alguien nos muestra su amor y su aceptación sin condiciones, seremos conscientes de cómo podemos hacer sentir nosotros a los demás haciendo lo mismo.
Un hecho innegable es que todos sin excepción tenemos una fuente inagotable de amor, el inconveniente a veces surge, cuando no hemos aprendido a expresarlo, y quizá no lo hemos podido hacer porque nadie nos ha mostrado el ejemplo. Si alguien no se ha sentido aceptado y querido nunca, no sabe como es el comportamiento con el que se demuestra amor y aceptación. Y yendo un poco más lejos, aquellos que nunca han sido tratados con amor, se sienten en consecuencia poco válidos y nada merecedores de ese amor. Como resultado, y aquí quería yo llegar desde el principio, aquellas personas que en su infancia no han vivido en un entorno de comprensión, de aceptación, de dedicación, de cariño, etc…se convierten en adolescentes que se sienten poco merecedores de amor y que además no saben cómo se ama.
El objetivo sería entonces, ofrecerles un entorno más estructurado emocionalmente, aunque sea a tiempo parcial, que lejos de ser perfecto, sí les haga empezar a aprender a quererse y valorarse , y de ésta forma, tengan la oportunidad de conocer todo su potencial y se restaure su confianza en ellos mismos y en los demás.

Top